Páginas vistas en total

viernes, 5 de agosto de 2016

Ponerse en forma sin esfuerzo

Las ciencias matemáticas al servicio de tu salud






Pedro Hugo García Peláez







Prólogo:





Éste es un libro ciertamente científico basado en las Ciencias Matemáticas y aunque describo de forma clara con algunos ejemplos como se puede conseguir una forma física envidiable y unos reflejos y elasticidad también envidiables, debido a su carácter matemático he tenido que poner conceptos que pueden ser bastante complicados. Lo siento pero creo que prima el carácter científico, si luego le he encontrado esta parte práctica la intento describir con ejemplos claros y llanos, pero no puedo obviar el aparato matemático del cual derivan.







1. Segundo polinomio de Taylor al servicio del ejercicio físico




Hace unos días hice un hallazgo sorprendente cualquier función sobre la que hallamos la segunda serie de Taylor, tiene una integral que está la proporción áurea si la integramos entre 0.618 y 0
Y luego entre 1.618 y 0 por ejemplo una función puede ser la fuerza que hagamos sobre un muelle la ecuación es f=-k*x si lo comprimimos un metro habremos hecho tal fuerza, si la función depende de la velocidad como puede ser la energía cinética habremos gastado tal energía al moverlo a esa velocidad La ecuación de la energía cinética es 1/2m*v^2 otra función igual sería 1/2m*0.001v^2 que sería una energía cinética dividiva por 100.

Con esto quiero decir que el problema va a ser muy simple después de tragarte este rollo y es que si hallamos el segundo término del polinomio de Taylor para esa función en el punto 1.618 vamos a encontrar velocidades constantes tan grandes o rápidas como tu quieras, pero constantes.

El truco viene después si hacemos la integral de esa función entre 0.618 y cero y luego para 1.618 y 0 vemos que ambos valores que miden la energía gastada están en una proporción que es áurea.
La verdad es que esa proporción nos viene al pelo para hacer ejercicio.

El ejercicio se hace en dos fases y al estar en dicha proporción se racionaliza mucho mejor el esfuerzo se cansa menos y se aprovecha mejor el esfuerzo.

Tenemos que mover nuestro cuerpo a una velocidad constante considerando una amplitud total de 1.618 y hacer la primera parte del ejercicio moviéndonos un 0.618 de la amplitud, luego acabar el ejercicio y volver a la posición inicial.

Veras como te cansas mucho menos en vez de hacerlo de forma continua y además de cansarte menos te proporciona una fuerza y elasticidad envidiable en los músculos, ya que racionalizas mucho mejor el ejercicio.

Que este descubrimiento esté en proporción áureo nos vienen al pelo en los dos ejemplos que pongo a continuación ya que la amplitud del movimiento viene medir 1.6 metros.


Obviamente puedes hacer el ejercicio que tú creas oportuno siguiendo estas pautas.







2. Tercer polinomio de Taylor al servicio del ejercicio físico






Este apartado es igual pero serviría para jugadores de baloncesto es maravilloso como los números nos dan solución para todo y en este caso si hallamos el tercer término del polinomio de Taylor de una función en el punto 1.618 nos da si integramos entre 0.618 y 0 y luego entre 1.618 y 0 dos valores que están en la proporción 2.168 o sea el cuadrado del número áureo ideal para jugadores de Baloncesto o para otros ejercicios como correr ligeramente, caminar o nadar.
El segundo polinomio de Taylor tiene una característica especial y es que la función está al cuadrado o sea que debemos empezar el ejercicio lento e ir acelerando el ejercicio exponencialmente hasta el 0.618% de la amplitud del ejercicio con una distancia total de 2.168 por ejemplo al nadar empezaríamos lento aumentaríamos la brazada rápidamente, descansaríamos sobre algo mas de un metro de nadar y volveremos a retomar el ejercicio de igual manera hasta la distancia de 2.168 metros.
Obviamente los ejercicios que queramos pero ahora siguiendo la pauta de incrementar la velocidad exponencialmente hasta antes de las dos paradas.
Los jugadores de Baloncesto podrán hacer los ejercicios descritos en el primer capítulo teniendo en cuenta esta última consideración.