Páginas vistas en total

sábado, 24 de septiembre de 2016

El Arca de Noé: La Historia se repite, sólo la gente VIP se salva

El Arca de Noé


La Historia se repite, sólo la gente VIP se salva


Pedro Hugo García Peláez


© Pedro Hugo García Peláez 2016










Omar nació una calurosa mañana de Agosto de 1968, más precisamente a las 7 de la mañana era madrugador hasta para eso.
Se había acabado una época muy bonita “los felices sesenta”, de hecho la época comprendida en España entre 1951 y 1968 había producido los datos económicos de crecimiento jamás antes conseguidos por ningún país en la historia de la humanidad, ni la revolución industrial inglesa ni el milagro alemán lo consiguieron, si bien es cierto que España venía de una posición muy atrasada en 1951.
Debió ser una época muy bonita pensó; Cuando tenía cuatro años, ya era 1972 pero lo cierto que en 1972 oír a los Beatles, de los que se decía que habían sido más populares que Jesucristo empezaba a ser una cutrez, los hippies empezaban a oler mal y daba la impresión que aquellos años 60 a los que se había dado tanto bombo y platillo habían durado menos que un caramelo a la puerta de un colegio.
Ya era 1973 y a pesar de la censura en España, “Spain is different”. Me acuerdo que teniendo cinco años fui con mis padres a ver una película para mayores de dieciocho años, mis padres le dijeron al acomodador que no tenían donde dejarme y me dejaron pasar.
La película era una tontería, trataba sobre unos americanos que invertían en España, con sus amoríos, empleados trepas, etc… aprovechándose de la oportunidad americana, en esto todo el mundo se puso a reír y le pregunté a mi madre de que se reían... me dijo que uno de los trepas se había puesto a hablar con acento americano para impresionar a los americanos, agradecí a mi madre que me hubiera explicado las cosas de los mayores.
Los años siguientes fueron duros para Omar, él quería prepararse y abrirse camino en el mundo y llevó una vida escolar, pero el tiempo pasaba rápido y en 1978 le mandaron a estudiar a Inglaterra. Él ya tenía 10 años y empezó a ver que la cosa estaba cambiando, se empezaba a vislumbrar un cambio, ya había cierto movimiento punk, de hecho a pesar de ser muy joven todavía, ya notaba que en España había una incipiente movida, con grupos muy transgresores, y que incluso podías encontrar discotecas en pueblos del interior de León con 600 habitantes donde ya se vivía ese ambiente.
En 1979 ya era obvio que algo estaba cambiando, la incipiente movida ya era un hecho. Salían grupos por doquier en España, los grupos ingleses ya apuntaban maneras de entender la música de otra manera, él iba los veranos a Inglaterra y era obvio que él lo veía con sus propios ojos, además Franco había muerto y nadie se acordaba de él.
En 1981 con trece años fue a California, aquello ya era un desmadre y además de tener su primera relación sexual, un día en San Francisco entró en una casa en un paseo comercial cerca de Chinatown, y como la gente allí era tan abierta entabló conversación con un conocido de Huey Lewis que le comentó que él era una leyenda allí.
El tiempo iba a una velocidad de vértigo, en 1982 Spandau Ballet se hospedó en un hotel cerca de su casa en Madrid, sin cortarse un pelo y con la excusa de pedirles un autógrafo les comentó que le alegraba mucho que hubieran venido a Madrid, y que aquí había una movida muy interesante, a Omar nunca nadie le decía nada, le dejaban entablar conversación con la gente famosa y nadie decía ni pío, algo así como el pequeño Nicolás de ahora.
Él tenía muchos contactos ya entre 1984 y 1985 que le impulsaron a ser partícipe del macro concierto live aid de 1985.
También fueron curiosos esos años porque Bill Wyman, el ex bajista de los Rolling Stones se enrolló con una chica guapísima de 14 años llamada Mandy Smith, que se apuntaba a un bombardeo, lo mismo que Omar e iba mintiendo sobre su edad para que le dejaran entrar en las discotecas para conocer gente famosa.
Mick Jagger produjo dos obras de arte en solitario, que pasaron desapercibidas, pero aquello era música en estado puro y Tina Turner reinaba en cualquier rincón del mundo.
Cuando Omar hacía fiestas el nivel de tías era impresionante, vamos que mil veces mayor que las que podía congregar un grupo de música, y por supuesto mucho mayor que algún jugador de la NBA o algún mafioso forrado.
Todos nosotros teníamos la vida hecha pensaron Omar y sus contactos, el cachondeo duró aproximadamente hasta 1987 y luego cada uno se fue por su lado.
Esta época en España duró las dos legislaturas de UCD con Adolfo Suárez y la primera del PSOE con Felipe González.
Fue una época que había cambiado ciertos esquemas, pero claro con el mundo y experiencia que tenían los que habían triunfado en esa movida eran difíciles de desbancar, ya habían pasado 10 años, incluso se había desarrollado Internet y toda la gente no paraba de oír la música de los ochenta y no dejaba de buscar información de esa época.
A todos estos actores de los años 80 les iba bien… les dejaban hacer y deshacer ya que no tenían competencia, y con el desarrollo de Internet lo más buscado eran historias y música de esa época.
Bueno vamos a ver si empieza otra época pensábamos, pero era ya el año 2007 y una emisora podía estar poniendo música de los ochenta el 80 por ciento del tiempo, bueno vamos es que a los del reguetón ni se les consideraba como rivales.
En el año 2010 Omar empezó a hablar con sus contactos y les comentó que esto era ya muy cansino, que había que empezar a desmontar el montaje, que tenían que venir tiempos nuevos y que de hecho vendrían.
Era finales de Agosto, Omar se había levantado en su pequeño apartamento de una zona de las más caras de Madrid nervioso, y no era consciente ni de qué hora era, tenía ansiedad y sudaba profusamente. Se había acordado de una antigua amiga de hace mucho tiempo, tampoco sabía catalogarla exactamente si de amiga o de media novia, era tanto el tiempo que había pasado de aquella relación que hacía mucho tiempo que ni se acordaba de ella.
Noah, como ella se llamaba, siempre fue una mujer muy poderosa, pero a la vez sencilla, emanaba de ella una fuerza espiritual muy grande, estaba en armonía con las fuerzas de la naturaleza y poseía una belleza envidiable, lo tenía todo para triunfar.
Omar intuyó que algo pasaba con esa antigua conocida y como un rayo se levantó, se dirigió a su ordenador y puso su nombre en Internet sin resultados. Pensó en hacer una búsqueda por Facebook, pero dado el incontable número de usuarios tardó dos horas en encontrar su perfil.
Lo he conseguido en muy poco tiempo pensó, en otra época hubiera tardado semanas o meses en saber algo de ella, el caso es que ahora tenía toda su vida a su disposición en su pantalla.
Omar estuvo ocho horas repasando su biografía y se hizo una imagen más o menos detallada de lo que era y había sido su vida.
Omar tenía bastante claro que ni le iba a llamar ni mandarle un mensaje, sin embargo su hermana Fátima vino a visitarle a Madrid y fueron a cenar. Omar en medio de una conversación trivial con su hermana le comentó que había encontrado a una antigua conocida de hace mucho tiempo.
Su hermana le animó a escribirle, seguramente le hará ilusión le dijo a Omar, y Omar pensó que a lo mejor podía ayudarle en esta historia.
A los dos días Omar se decidió a escribirle, ella le contestó a las pocas horas del mensaje, le recordó algunas anécdotas de la época en que se conocían y se veían habitualmente mucho tiempo atrás, dejándole claro que su vida había cambiado drásticamente a partir de aquellos años, pero que se acordaba perfectamente de lo bien que lo habían pasado.
En esto Noah le escribe un día y le dice que va a ir a Madrid en un par de meses y que le gustaría verle.
El encuentro fue un poco extraño, ya que después de tanto tiempo la posibilidad de un encuentro era inesperada para ambos, incluso se me ocurrió ir a la cita no muy elegante y Noah había decidido ir totalmente transgresora, casi en pijama. La cita fue en un restaurante de dos estrellas Michelin, y dado el carácter tan transgresor de la pareja todos quedaron alucinados.
Tomando vino Noah le dijo que: ¡Ojalá cayera un meteorito sobre La Tierra y dejara sólo a los que valen!
A la mañana siguiente le pasó algo que nunca olvidaría, se fue despertando poco a poco con una paz interior inusual y le vino una idea a la cabeza que le hizo exclamar: ¡Eureka lo encontré! En ese instante tan denso creyó intuir que se lo habían transmitido dos seres con apariencia humana, que supuestamente viajaban en una nave, como si se tratara de gente más avanzada de otra civilización. Después de asimilar el descubrimiento en el que el proceso duró poco más de un segundo en total, notó que aquellos dos seres se iban preocupados. Esto a Omar le extrañó, ¿Si era cierto que eran más avanzados por qué se iban preocupados?, Pensó que en cierta manera tendrían problemas similares a los nuestros.
Ese mismo día Noah le llamó para presentarle a su madre, a la que no conocía, aunque seguro que Noah le habría hablado de él sobre sus andanzas años atrás.
El rollo era tan raro que hasta Omar se preguntaba que hacía él allí, él estaba entusiasmado con su idea, la madre de Noah le contaba su vida, Noah también debía estar alucinando que Omar estuviese en su casa, al que a pesar de conocerle hace mucho tiempo ninguno esperaba que se volviesen a encontrar.
El caso es que salieron a dar una vuelta se despidieron y si te he visto no me acuerdo.
Omar seguía con su idea que trataba sobre rollos probabilísticos que se podían aplicar a diferentes procesos, y un día hablando con su casero con el que mantenía una buena amistad, le comentó que una andaluza a la que había conocido hace tiempo quedó con él, y que al día siguiente le llevó a conocer a su madre. El casero le dijo: ¡Cómo son las andaluzas éstas!... en tono jocoso, incluso la mujer del casero le dijo: ¿Qué raro? yo en mi vida llevé a nadie a conocer a mi madre, sólo a mi marido y después de una relación de varios años.
Por curiosidad el casero le preguntó el nombre de ella y la sorpresa fue mayúscula, el casero era amigo de un primo de ella, le dijo que su padre y en general toda su familia eran una familia muy importante del sur de Andalucía, prácticamente lo que se denomina caciques, señoritos andaluces o como se quiera llamar... además de ser muy pudientes.
Omar ya sabía esto, pero el casero le dio algunos detalles más precisos, y así surgió una conversación entre Omar y Noah por Internet de vez en cuando, yo creo que ella alucinaba que él supiera tantas cosas sobre ella, ¿Cómo sabes eso le preguntaba ella?, Él le contestaba que con la agenda tan apretada que tenía y con los muchos contactos que tenía en su agenda le informaban de muchas cosas… y ella se reía.
La idea sobre la fórmula que conseguía que diferentes procesos probabilísticos en determinadas circunstancias se convirtieran en certezas, entusiasmaba a Omar.
Aplicando la nueva fórmula podía conseguir que casos probabilísticos se convirtieran en certezas, lo intentó con una chica que siempre mostró frialdad hacía él. En cierta manera él jugaba con ventaja y preparó una serie de acontecimientos sin demasiadas probabilidades de éxito, que desarrollados de una forma precisa conseguirían convertir el encuentro en un éxito y el éxito fue total.
Haciendo unos cálculos Omar se dio cuenta que todos los procesos probabilísticos de varias variables se podían reducir a una variable, esto era una suerte que hacía las cosas más fáciles, ya que las probabilidades de que sobreviva el oso pardo en Asturias y que la economía estadounidense entre en recesión, se podían unir con este método reduciendo ambas probabilidades a un número entre uno y diez, que no se convertía en una nueva probabilidad sino en una certeza.
Omar iba al casino de Torrelodones todas las noches, y allí era la persona que trataban mejor después de los dueños, no en vano ganaba todos los meses entre 7.000 y 15.000 euros dependiendo de las ganas que tuviera de jugar y además libres de impuestos. Pero él además era justo y no se metía con los que veía que tenían problemas con el juego, intentaba sacar el dinero a los que veía que les sobraba e incluso a veces se dejaba ganar sabiendo que iba ganando claramente a los que veía apurados.
Aquello le granjeaba bastantes amistades y además dejaba suculentas propinas a los empleados. Aunque algunos se reían de él, mira el subnormal éste perder con menganito con lo malo que es, sin que estos supieran que él se había retirado a pesar de tener unas cartas que eran claramente superiores.
En realidad a Omar le preocupaba mucho esta nueva situación del mundo, la gente ya no tenía valores era más importante ser la ex de un torero que un médico, tener una tarjeta black era lo más o ir a una macro fiesta donde podías morir en una avalancha era mucho más deseado que ir a jugar un partido de baloncesto en el polideportivo de tu barrio.
La creatividad a nivel mundial estaba por los suelos, aunque la piratería ayudaba a difundir a autores noveles, muchos lo hacían por joder metiendo libros y películas pirateadas, y luego llenando la página con anuncios pornográficos a cambio de unos míseros euros.
Y el reguetón que era lo que más le jodía a Omar, campaba por sus anchas, había que acelerar el proceso para que hubiera una regeneración, una nueva época y un cambio de aires.
Omar ya había madurado la idea y contactado con todos sus importantes conocidos de la música, la industria cinematográfica e incluso la política, y que había que retirarse a lo grande y dejar que otros siguieran.
Les dijo que cualquier jugador de póker novato sabía que las rachas no eran eternas y que era hora de irse retirando, sobre todo ahora que todavía iban ganando. El caso era ¿cómo? Porque Justin Bieber al lado de la bien engrasada maquinaria de la gente de los ochenta era como un enano contra Goliat.
Y también estaba la amenaza de una guerra nuclear que destruyera el planeta a causa de algún descerebrado de Corea del centro, Camboya o de algún grupo neonazi que montara un laboratorio nuclear en Leipzig con dinero de la mafia colombiana.
Básicamente usando las probabilidades de manera eficiente se podían conseguir resultados tan sorprendentes como reducir el bullying en las escuelas, tener una vida más sana, reducir desajustes sociales en general, eso sí había que esforzarse un poco y poner cada uno algo de su parte.
Omar escribió el libro sobre su idea, pero cuando salió el libro, ¡La sorpresa de Omar fue grandísima!... sacaba unos diez euros al mes por su venta, la comunidad científica se reía a carcajada limpia, decían que eso no tenía ningún sentido, que era teoría y que no servía para nada. Mejor era seguir con las tarjetas black, la especulación inmobiliaria y el bullying que era lo que funcionaba y daba dinero. Y que donde hubiera un concierto de reguetón con Kike Meantoja que se quitara lo demás.
Pero la realidad es que todo el mundo seguía oyendo música de los ochenta e interesándose por esa época, y todo este entramado de Bieber, Taylor Swift y gran hermano VIP no acababa de cuajar.
De hecho pasaron cinco años y el libro que era esencialmente bueno no había tenido ni una buena crítica.
No sé de qué manera Omar se acordó del pasaje de Noé del antiguo testamento, no era un experto en La Biblia sólo tenía una idea general, se había tragado El Quijote pero con La Biblia no podía y no se la había leído entera.
Le sorprendió muchísimo que Dios hubiese dado a Noé unas medidas exactas para construir el arca, él nunca pensó que La Biblia fuese un libro científico pero La Biblia tenía datos concretos de con qué medidas se debía construir y de qué forma, lo realmente curioso es que coincidían exactamente con su método probabilístico.
En seguida pensó que la nueva fórmula que le habían transmitido esos dos seres, podría tener algo que ver con el episodio de Noé de salvar a algunas especies, debido al enojo por la degradación que estaba sufriendo la sociedad actual, a la par recordó la frase de Noah en su último encuentro de hace años, ¡Ojalá cayera un meteorito en La Tierra y dejase sólo a los que valen!
Además el pasaje de Noé era aceptado en todas las comunidades antiguas, Hebrea, Cristiana y Musulmana. Incluso algunas leyendas indias americanas se referían a un gran maremoto que había inundado sus tierras.
Omar siguió investigando y descubrió que numerosas universidades aprobaban las medidas del barco de Noé, como ejemplo de flotación para un determinado número de individuos y animales aproximadamente 70.000 y que su diseño y medidas estaban perfectamente calculados para desenvolverse en el caso de un diluvio universal.
Omar ya no le dio más vueltas… Él era consciente que la humanidad caminaba por el camino equivocado, y empezó a usar sus modelos probabilísticos para salvar a la gente que consideraba justa, básicamente a todos los conocidos de los años ochenta que serían útiles en la nueva época que hipotéticamente se crearía. A Noah también le consideraba una buena chica y de hecho ella había tenido la idea del meteorito. Y también a los animales, él nunca haría daño a ningún animal y de hecho tenía un don que le hacía comunicarse con los animales.
Los años siguientes iban de mal en peor en el mundo, nadie hacía nada por mejorar la situación, un líder mundial podía ser considerado Nobel de la paz si durante su mandato las guerras provocadas por él eran menos de tres. Si alguien con ideas nuevas llegaba al poder con ideas renovadoras, esas ideas eran canjeadas por dos tarjetas black, un chófer y convertir a su supuesto hijo renovador en un encargado de limpiar las ganancias del nuevo salvador, a través de una intrincada red de blanqueo de capital en colaboración con un banco Chino en Corea del centro, cuya población se las veía y deseaba para comer decentemente.
Las medidas descritas por Dios a Noé en el arca no daban lugar a dudas. Eran las mismas que la fórmula de Omar y en realidad todo se reducía a una variable, la probabilidad se convertía en certeza de supervivencia si se habitaba cerca del agua, mejor dicho cerca de una gran masa de agua, o sea el mar.
Por otra parte cada vez era mayor el número de asteroides que pasaban cerca de La Tierra y era cuestión de tiempo que uno impactara, la N.A.S.A. tampoco podía predecir todas las variables y no tenía la tecnología necesaria para desviar uno de estos asteroides, que además podía venir a velocidades bastante considerables.
De hecho los dinosaurios, los reyes de La Tierra en ese momento, habían desaparecido por esa causa Quizás no encajaban en el orden mundial como ahora no encajaba mucha de la población que no tenía en cuenta las cosas importantes, y que consideraba a sus héroes como los poseedores de las tarjetas black, los concursantes de Gran Hermano o la ex de un torero, y de paso si el meteorito impactara se podía conseguir una regeneración que pasara página a los casi eternos años ochenta.
La profecía de Noah se cumplió. Un asteroide cayó en plena meseta China, las bajas de los primeros días fueron de casi mil millones de personas sólo en China, debido al gran calor y el polvo levantado que dejo asfixiados a la mayoría de la población, ese polvo que hizo la atmósfera irrespirable se extendió hacía Rusia y Europa dejando una estela de cerca de dos mil millones de muertes, las zonas costeras habían tenido mejor suerte, ya que la humedad había reducido considerablemente el polvo y aliviado las altas temperaturas. Terremotos de gran magnitud habían desolado América, pero milagrosamente Hollywood se había salvado.
Lo curioso es que algunas salas de reguetón difundieron que aquello era una señal divina de que el reguetón triunfaría, se confiaron y no pudieron escapar.
Obviamente Noah, Omar y todos sus conocidos se habían salvado. A ellos ya no les interesaba vivir en un rascacielos, se habían retirado a tiempo, aquella época ya había durado mucho tiempo y empezaba a ser cansina. Había que retirarse cuando todavía iban ganando, ya que ninguna época es eterna.
Noah y sus amigos se habían ido a vivir a una isla de Polinesia, Omar y sus conocidos vivían en la isla de Makatea.
En fin la idea de que la probabilidad de sobrevivir a un hipotético desastre estaba cerca del mar, y que Omar había calculado con los datos de las medidas del arca de Noé había funcionado y es que la historia se repite. Había pasado según la tradición antigua, mucho antes había pasado con los dinosaurios, y ahora se abría otra época para la humanidad porque esto no fue la guerra de Perejil, fue un cataclismo mundial que borró del mapa el bullying, las tarjetas black y Gran Hermano VIP.

Cómo se desenvolvió la humanidad después es otra historia, pero al fin conseguimos pasar página a los años ochenta, pensó.